Cura italiano describe los aberrantes abusos a los que eran sometidos los niños sordos de la Institución Antonio Próvolo de Verona

El periodista italiano Sacha Biazzo del sitio Fanpage.it se infiltró en el hospital donde está internado el padre Eligio Piccoli, uno de los 24 acusados en la causa que investiga 67 abusos sexuales a menores de edad dentro de la institución religiosa Antonio Próvolo de Verona, entre las décadas de 1960 y 1980.

El periodista se hizo pasar por un ex alumno del instituto y logró que el religioso le diera escabrosos detalles de cómo eran los abusos a los que él y otros curas sometían a los internos. Las pruebas reforzaron las denuncias de las víctimas en la causa que investiga la justicia italiana y podrían tener repercusiones en los casos de Argentina.

La entrevista fue realizada en la localidad de Negrar, cerca de Verona, en un edificio que es parte de la estructura Vaticana y que alberga entre otros sacerdotes al ex cura.

“Abusábamos de los niños sordos, éramos al menos diez”

En las imágenes captadas por la cámara que Biazzo llevaba oculta entre su ropa, muestra una habitación blanca, luminosa, que tiene como única decoración un pequeño crucifijo. Desde su cama, Piccoli accede a recibir al supuesto ex alumno, que le dice querer conocer cuánto hay de cierto en las versiones que hablan de “abusos a niños sordos” ocurridas dentro de la escuela.

El relato impacta por el detalle, la ligereza con que se narran los hechos y los constantes intentos del sacerdote por relativizar o justificar lo sucedido. Durante el intercambio Piccoli confirma, además, un dato para nada menor: los curas que eran descubiertos o denunciados eran enviados a la Argentina.

No lo dice como una posibilidad ni como algo que ocurrió alguna vez, Piccoli da cuenta de un procedimiento establecido y conocido por todos dentro de la estructura del Próvolo en aquellos años. “Había que elegir, ‘a tu casa’ o ‘a América’“, explica en el video.

Los curas lejos de ser castigados por la Iglesia, eran reubicados, protegidos, y dejados en libertad para seguir sumando víctimas.

La revelación, a pesar de su importancia, no se compara en materia de impacto con los pasajes en los que el religioso, siempre convencido de que el periodista es un ex alumno del Próvolo, cuenta los abusos.

Fuente: infobae.com

También te puede interesar...